Presentación

Te invitamos a adentrarte en la provincia de Jaén a través de ocho rutas literarias. Una propuesta inicial que podrás combinar con las otras múltiples ofertas turísticas jiennenses de cultura, patrimonio, naturaleza o gastronomía.

Ocho propuestas con autores de dimensión universal que se agrupan en cinco momentos históricos: prerrenacentistas (Jorge Manrique), místicos (Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz), Generación del 98 (Antonio Machado), Generación del 27 (Federico García Lorca, y Miguel Hernández), y contemporáneos (Juan Eslava Galán y Antonio Muñoz Molina). Grandes escritores unidos por un factor común: las tierras de Jaén, su paisaje, sus gentes, sus tradiciones y su historia.

Estas “Rutas literarias por la provincia de Jaén” permiten recorrer el territorio de la provincia en forma de paseos literarios, aunando el medio geográfico donde los autores producen su obra, se inspiran o son influenciados por el mismo con el contexto patrimonial e histórico.

La breve pero intensa estancia en nuestra tierra del poeta oriolano y su vínculo emocional con la misma nos legaron poemas inolvidables y nos permite seguir su rastro en Jaén capital, Andújar, Lopera y, sobre todo, en el Museo Miguel Hernández-Josefina Manresa en la localidad natal de esta, Quesada.

Pero también podemos viajar hasta Sierra de Segura, donde nació el poeta clásico y autor de “Coplas a la muerte de su padre”, Jorge Manrique, cuya memoria aún perdura en Segura de la Sierra y Chiclana de Segura. Seguir las huellas de Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz por la cercana localidad de Beas de Segura. Continuar por Baeza, Andújar y Jaén acompañados del místico y conocer en Úbeda la celda del antiguo convento desde donde cantaba maitines al cielo. Redescubrir los campos de Baeza y la ciudad envuelta en niebla de la mano del poeta y caminante, Antonio Machado, sin olvidar su paso por Quesada. Desvelar en Baeza y Jaén la faceta musical de Federico García Lorca, asiduo a tertulias intelectuales de la época. Y podremos sumergirnos en el universo literario de la Mágina de Muñoz Molina en Úbeda y conocer las historias y leyendas templarias que envuelven cada rincón de Arjona, recogidas en la obra de su ilustre paisano Juan Eslava Galán.

Una amplia oferta turístico-literaria por la provincia de Jaén con museos y espacios patrimoniales, visitas guiadas, actividades, eventos y gastronomía para redescubrir Jaén de la mano de nuestros más prestigiosos poetas y narradores.

Presentación

Jaén es una provincia literaria. Una tierra que, a lo largo de los siglos, ha estado ligada a la creación literaria española, ya sea siendo cuna de populares escritores, lugar de residencia para poetas, literarios y místicos o el escenario donde se desarrolla o se inspira una novela o los versos de un poema.

Poetas universales y célebres narradores han encontrado en los paisajes y pueblos de la provincia de Jaén el escenario ideal donde desarrollar sus obras. Nuestra tierra, nuestras montañas y ríos, nuestros olivares y campos, sus gentes, su cultura popular y sus románticas leyendas han quedado inmortalizados en las páginas de la literatura española.

Es cuantioso el patrimonio literario ligado a la provincia de Jaén. Hablamos de figuras destacadas de la literatura española como Cervantes o Quevedo; de poetas universales como Miguel Hernández o Federico García Lorca; de grandes autores, ya sean clásicos como Jorge Manrique, Teresa de Ávila, o San Juan de la Cruz o contemporáneos con raíces jiennenses como Eslava Galán, Manuel Andújar o Patrocinio Biedma; de manuscritos como “Cántico Espiritual”, de pasajes de “Los Episodios Nacionales” de Pérez Galdós situados en la provincia o de los viajes andaluces de Camilo José Cela; de escenarios como “Los campos de Baeza” de Machado o la “Mágina” de Muñoz Molina”. Y así un sinfín de ejemplos del binomio Jaén y literatura que podríamos relatar.

El Atlas Literario de la Provincia de Jaén, editado por el Instituto de Estudios Giennenses, ofrece una completa y detallada información de esa vinculación histórica de Jaén y la literatura.

Iglesia de la Magdalena

La Iglesia de la Magdalena, enclavada en el barrio del mismo nombre, en su origen fue la primitiva mezquita aljama de la ciudad, posteriormente reconvertida a iglesia tras la conquista cristiana. De hecho, una imagen de su antiguo alminar árabe y ahora, torre campanario de la iglesia, es una de las postales que elige Federico García Lorca para hablar de lo “brava” de la ciudad de Jaén a sus amigos. Esta misma iglesia es un recurso literario constante para Juan Eslava Galán, así que visítala y disfruta de su historia.

Vínculo con Juan Eslava Galán

Vínculo con Federico García Lorca

Plaza de Santa María (Catedral de Jaén)

La Catedral es el gran monumento de la ciudad de Jaén. Este imponente edificio religioso y su belleza y monumentalidad no escapa al interés de Juan Eslava Galán, que la describe de forma sublime en su obra Los Templarios y la Mesa de Salomón.

(…)

¡La Catedral de Jaén! Era la primera vez que penetraba en aquel monumento singular. Me cautivó inmediatamente por su contenida belleza. ¡Aquellas altas y silenciosas naves en penumbra, como una armónica caverna tan solo iluminada por la difusa claridad que se filtraba desde las altas vidrieras coloreadas!

Los Templarios y la Mesa de Salomón. Capítulo1I.

Proyectada por el arquitecto Andrés de Vandelvira, es el principal referente del Renacimiento español en la segunda mitad del siglo XVI y aspira a ser Patrimonio de la Humanidad.

Plaza de Santa María (Catedral de Jaén)

En la plaza de Santa María se ubica la Catedral de Jaén, el gran monumento de la ciudad, por lo que no escapa al interés de nuestros escritores. Por ejemplo, Juan Eslava Galán utiliza estos espacios para contextualizar lugares y acciones en sus obras; Federico García Lorca los reseña en sus postales cuando viaja por Jaén y Miguel Hernández la refleja en sus artículos sobre el bombardeo de Jaén

Vínculo con Federico García Lorca

Vínculo con Miguel Hernández.

Vinculo con Juan Eslava Galán

Hospicio de Carmelitas Descalzos

Como se comentaba en la ruta literaria de Santa Teresa de Jesús, este lugar, auspiciado a expensas de las monjas carmelitas, es posterior a la estancia de ambos místicos en Beas y te recomendamos que la recorras pausadamente disfrutando de la arquitectura típica de la zona.

Concretamente, el Hospicio para los Carmelitas Descalzos se construye en 1659, junto a la Iglesia Mayor y muy cerca del Monasterio de San José del Salvador.

El Hospicio hoy día forma parte de varias propiedades privadas en la calle San Juan de la Cruz, la cual es conocida históricamente como callejón del Hospicio.

Iglesia de Santa María la Mayor

El templo parroquial de Santa María conocida como “la Mayor”, habla de su preeminencia sobre los demás templos parroquiales de la ciudad.

La iglesia es una de las joyas más preciadas del patrimonio andujareño y hay que señalar la riqueza mueble que atesora, donde podemos destacar la presencia de un Greco auténtico, la Oración en el huerto, en el retablo de la Capilla Mayor o el autógrafo sanjuanista de Dichos de Luz y Amor en la capilla y altar del Cristo de la Paciencia, lo que la convierten en uno de los templos más significativos de la provincia de Jaén.

Aunque no está claro cómo llegó el manuscrito o códice de Andújar a la ciudad, sí se sabe que perteneció a una familia noble de Andújar (los PIédrolas) desde tiempo inmemorial, seguramente como prenda de gratitud por favores a los Carmelitas Descalzos.

Pero lo más importante es que el manuscrito es una pieza fundamental puesto que, además de ser una joya de incalculable valor en sí misma, se ha usado para contrastar si otros manuscritos son o no de mano y letra de San Juan de la Cruz.

El manuscrito original, encuadernado en pergamino y adornado con bordados dorados, estaba permanentemente expuesto en la capilla y altar del Cristo de la Paciencia, por lo que se estaba deteriorando y presentaba alteraciones diversas, por lo que debió ser restaurado en el Centro Nacional de Restauración de Libros y Documentos, dependiente de la Dirección General del Patrimonio Artístico y Cultural.

Terminado el trabajo de restauración, el original se encuentra en la Iglesia Santa María La Mayor a buen recaudo y con las condiciones técnicas necesarias para su conservación, mientras que el códice de Andújar que se expone en la capilla y altar del Cristo de la Paciencia es un facsímil con una gran fidelidad al original sanjuanista.

Por último, indicar que la Iglesia Santa María La Mayor fue construida sobre una antigua mezquita, en la segunda mitad del siglo XV en estilo gótico, presentando una serena unidad espacial en su interior y gran calidad en su fabricación.

Monasterio de Santa Teresa de Jesús

El Monasterio de Santa Teresa de Jesús, de estilo barroco, se funda sobre una casa-palacio en 1615 (la construcción del templo se inicia en 1673), tras varios intentos fallidos de fundar en la capital giennense.

Es un templo de estilo carmelitano muy austero y de una composición muy sencilla, que le otorga a su vez una gran belleza. Además de la propia arquitectura, el monasterio cuenta con importantes tesoros en su interior, retablos, esculturas o pinturas, pero donde debemos destacar un auténtico tesoro bibliográfico: el manuscrito del Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz, también llamado Códice de Jaén.

El Códice de Jaén no es manuscrito autógrafo sanjuanista, pero sí copia directa de la redacción del poeta místico, llegando al monasterio de la capital giennense a través de Ana de Jesús que lo entrega a la madre Isabel de la Encarnación y lo lleva siempre consigo hasta que la envían a la nueva fundación de Jaén, quedando en el monasterio el manuscrito desde entonces. El manuscrito, por tanto, lleva en el monasterio desde su fundación y se guarda desde principios del siglo XX en un estuche de plata en forma de caja finamente tallada y éste, a su vez, protegido por una caja de roble.

El Códice giennense es una verdadera reliquia literaria, siendo el más importante de todos los que se hallan en los conventos de esta provincia, y uno de los más valiosos de todo el orbe carmelitano, al contar con una estrofa exclusiva, la estrofa XI.

Estrofa XI

(…) Descubre tu presencia,

y máteme tu vista y hermosura;

mira que la dolencia

de amor, que no se cura

sino con la presencia y la figura. (…)

Cántico Espiritual. San Juan de la Cruz

Convento de la Inmaculada Concepción Carmelitas descalzas

Este convento carmelita fue fundado en marzo de 1595, siendo su primera Priora la Reverenda Madre Ana de la Encarnación, compañera de Santa Teresa de Jesús.

En el convento prima la falta de ornamentación, de acuerdo con la austeridad que refleja el espíritu de la Orden, pero en dependencias interiores existe una valiosa exposición permanente denominada “Los Tesoros de la Clausura”, que cuentan con una importante colección pictórica entre los que destaca el primitivo retrato de San Juan de la Cruz, pintado por Fray Juan de las Miserias.

También dispone de otras importantes e interesantes colecciones escultóricas, relicarios, ornamentos, etc.

Hoy siguen habitando el convento las Hermanas Carmelitas Descalzas, siendo famosas sus labores de repostería, entre las que cabe destacar los exquisitos roscos de anís de venta en el torno del propio convento.

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

La Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares es Monumento Nacional y parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad y recientemente declarada Basílica Menor, es la principal iglesia de Úbeda.

Su vinculación con San Juan de la Cruz viene dada porque en la Colegiata se custodiaron y veneraron las reliquias de San Juan de la Cruz desde la exclaustración de los Carmelitas Descalzos en 1836 hasta su regreso en 1905.

Este templo ha experimentado numerosas transformaciones a lo largo de su historia por lo que no tiene una única unidad arquitectónica definida, pero quizás eso la hace más atractiva.

La iglesia es de base gótica y está construida sobre una mezquita. A su vez, engloba estilos arquitectónicos muy variados: mudéjar, gótico, renacentista, barroco neogótico…

Sin duda, tendrás que visitarla y descubrir todos los tesoros que encierra.