Sin categoría

Convento de la Inmaculada Concepción Carmelitas descalzas

Este convento carmelita fue fundado en marzo de 1595, siendo su primera Priora la Reverenda Madre Ana de la Encarnación, compañera de Santa Teresa de Jesús.

En el convento prima la falta de ornamentación, de acuerdo con la austeridad que refleja el espíritu de la Orden, pero en dependencias interiores existe una valiosa exposición permanente denominada “Los Tesoros de la Clausura”, que cuentan con una importante colección pictórica entre los que destaca el primitivo retrato de San Juan de la Cruz, pintado por Fray Juan de las Miserias.

También dispone de otras importantes e interesantes colecciones escultóricas, relicarios, ornamentos, etc.

Hoy siguen habitando el convento las Hermanas Carmelitas Descalzas, siendo famosas sus labores de repostería, entre las que cabe destacar los exquisitos roscos de anís de venta en el torno del propio convento.

Sin categoría

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

La Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares es Monumento Nacional y parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad y recientemente declarada Basílica Menor, es la principal iglesia de Úbeda.

Su vinculación con San Juan de la Cruz viene dada porque en la Colegiata se custodiaron y veneraron las reliquias de San Juan de la Cruz desde la exclaustración de los Carmelitas Descalzos en 1836 hasta su regreso en 1905.

Este templo ha experimentado numerosas transformaciones a lo largo de su historia por lo que no tiene una única unidad arquitectónica definida, pero quizás eso la hace más atractiva.

La iglesia es de base gótica y está construida sobre una mezquita. A su vez, engloba estilos arquitectónicos muy variados: mudéjar, gótico, renacentista, barroco neogótico…

Sin duda, tendrás que visitarla y descubrir todos los tesoros que encierra.

Sin categoría

Casa del cirujano Ambrosio de Villarreal

El licenciado cirujano Ambrosio de Villarreal perteneció a una familia ubetense cuna de grandes y afamados médicos.

Este personaje cobra gran importancia en el itinerario sanjuanista porque fue quien asistió a San Juan de la Cruz cuando enfermó y llegó al convento ubetense de los carmelitas, certificando su fallecimiento.

La casa del cirujano se encontraba en la calle de Las Parras, que mezcla las casas de blancas fachadas con la esplendorosa arquitectura palaciega del siglo XVI, por lo que la calle está cuajada de hitos históricos que son de gran interés para el visitante, siendo recomendable su visita pausada.

Entre su arquitectura palaciega destaca la Casa de la Inquisición (aún existente), la Cárcel Episcopal o de Corona y el Hospital de Santa Marina, así como la mayor muestra arquitectónica de la calle, el Palacio de los Porceles, obra manierista del XVI.

Sin categoría

Miradores de la muralla

Los escenarios de su infancia, el paisaje de su Úbeda natal y de las lejanías del valle del Guadalquivir, están continuamente presentes en la obra de Muñoz Molina, como el propio autor revela:

“(…) A mí me gustan muchos sitios, pero yo veo el paisaje del valle del Guadalquivir desde las murallas de mi ciudad y ese paisaje me conmueve de una manera de la que no me conmueve ningún otro. (…)”

Entrevista a Antonio Muñoz Molina. Revista Librújula. 25 de febrero de 2016.

Un intimismo revelado en muchas de sus novelas y donde los miradores de Úbeda le sirven de atalaya para desnudar las cualidades estéticas y de sentimiento que le provocan.

(…) me acuerdo del vértigo de asomarme a los miradores de la muralla y ver delante de mis ojos toda la hondura de los precipicios y la extensión ilimitada del mundo, las terrazas de las huertas, las lomas de los olivares, el brillo quebrado y distante del río, el azul oscuro de las estribaciones de la Sierra, el perfil de estatua derribada del monte Aznaitín (…).”

Antonio Muñoz Molina. El Jinete Polaco.

(…) También él, Solana, había mirado de niño ese espacio de ilimitada luz y regresado a él para morir, abiertas calles de Mágina que parecía que fuesen a terminar ante el mar y terraplenes como balcones acantilados o altos miradores marítimos desde donde se asomaba a toda la claridad del mundo no violado sino por la codicia de sus pupilas y las fábulas de su imaginación (…)”.

Antonio Muñoz Molina. Beatus Ille.

Sin categoría

Mercado de Abastos

Seguimos el itinerario con un espacio continuamente mencionado por Muñoz Molina en su novela El jinete polaco, el Mercado de Abastos.

Aquí acude su padre cada día de madrugada para vender los productos duramente recolectados en la huerta familiar.

(…)Ya habría amanecido, su padre estaría en el mercado ordenando la hortaliza húmeda y brillante sobre el mostrador de mármol, y tal vez se preguntaría de vez en cuando dónde estaba él, a cuál de esas ciudades a las que quería irse en la adolescencia lo habría llevado su oficio errabundo de intérprete.” (…)

Antonio Muñoz Molina. El Jinete Polaco.

Aunque ya desde 1878 existía la gran inquietud de dotar a la ciudad de un mercado de abastos para evitar la venta en la calle, hasta 1933 no se encarga la edificación al arquitecto de Linares don Luis Casanova Vila, terminando su edificación en 1935.

El Mercado de Abastos, de estilo racionalista, se erigió en el lugar donde había estado con anterioridad el Convento de Nuestra Señora de la Coronada, del S. XVI.

Sin categoría

Iglesia de San Isidoro

La Iglesia de San Isidoro es un lugar que Muñoz Molina recrea en ocasiones en sus novelas, como hace en El Jinete Polaco, donde además de plasmar el “ambiente” de Mágina, la utiliza para ubicar a alguno de sus peculiares personajes, como su taurino párroco.

(…) Recordó que no había luz en esa calle tan estrecha, que iba a dar al claro de San Isidoro, donde había una fuente cuyo caudal escuchó al mismo tiempo que el chapoteo en el barro de los cascos de un caballo, que al sacudir la cabeza hizo sonar los arreos de un coche]”(…)

La Iglesia de San Isidoro, que data de los siglos XVI y XVII y construida sobre antiguos restos de una mezquita, es de extraordinario interés al ser una de las pocas construcciones góticas en una ciudad famosa por su arte renacentista. De hecho, aunque el exterior presenta dos fachadas góticas de estilo Gótico Flamígero -representado sobre todo en los pináculos-, el interior es renacentista.

Sin categoría

Antiguas casas consistoriales

Antigua sede del Ayuntamiento, es un magnífico ejemplo de arquitectura civil renacentista. En la galería de la planta alta hay dos hornacinas, una con la imagen de San Miguel Arcángel, patrón de la ciudad y otra de San Juan de la Cruz. Hoy día alberga el Conservatorio de Música “María de Molina”.

En este lugar se gestionó sin éxito la restitución del cuerpo de San Juan de la Cruz a Úbeda. Sus restos mortales fueron sustraídos sigilosamente dos años después de su muerte, durante la media noche, antes de que la ciudad advirtiese el hurto y fuese llevado a Segovia.

Aunque la furtiva operación fue observada por un vecino de la calle, el albañil Salvador Quesada, que por temor o por cualquier otra causa no dio aviso hasta el día siguiente.

También es interesante conocer que Cervantes vivió un tiempo en Úbeda, por lo que debió conocer la noticia, ya que luego la inmortaliza en el capítulo XIX de la primera parte del Quijote, donde el famoso hidalgo entabla una de sus aventuras contra “hasta veinte encamisados”, que llevan un féretro hasta Segovia, aunque indican que vienen de Úbeda.

En cualquier caso, la ciudad de Úbeda no se resignó al expolio y entabló pleito con Segovia. Desde las antiguas casas consistoriales se aprobó en febrero de 1596 la petición de la devolución del venerado cuerpo del Santo al Papa Clemente VIII que expide su Breve Apostólico “Expositum nobis fuit” en el que reconoce los derechos de Úbeda y manda la restitución del cadáver a donde se le dio primera sepultura.

Como es sabido, Segovia no facilita el cuerpo y Úbeda, tras el largo y ruidoso pleito, en 1607 consigue recuperar parte de las reliquias del reformador carmelitano, un dedo y una tibia, que se encuentran en el Museo de San Juan de la Cruz.

Sin categoría

Casa de los Méndez

En plena plaza de López Almagro, en el casco histórico de la ciudad, se encontraba la Casa de los Méndez, que cobra especial importancia para la ruta literaria de San Juan de la Cruz en Úbeda porque aquí es donde se veneraron sus reliquias antes de ser llevadas a la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares.

Sin categoría

Calle San Juan de la Cruz

Úbeda rinde homenaje al Santo con una calle con su nombre. Esta calle, que se llamaba anteriormente calle del Toril, se sitúa en confluencia con la calle Carmen y justo al lado del Museo Oratorio de San Juan de la Cruz, precisamente donde falleció el poeta místico, por lo que la elección del nombre de la calle no puede ser más acertada.

Sin categoría

Sacra capilla de El Salvador

La Sacra Capilla de El Salvador, además de ser uno de los ejemplos más logrados del Renacimiento español, es donde se celebraron las últimas y solemnes informaciones conducentes a la beatificación de San Juan de la Cruz. Además, en la fachada de este panteón funerario está muy presenta Antonio Muñoz Molina con la representación de sus “juancaballos”.

Vínculo con Antonio Muñoz Molina

Vínculo con San Juan de La Cruz